Columna Destacado

Los perros abren los ojos a los 15 días, los morenos se tardan un poco más

«Debido a las faltas graves al estatuto de morena y que morena hoy a dejado de ser eso porque lo que luchamos quiero compartir con ustedes que he decidido dejar la bancada de morena.» Dip. Reyna Durán Ovando

Columna: El Pulso de La Frontera

Cancún.- Una vez más se pone al descubierto la profunda división y la férrea lucha por el poder que se mantiene entre las diversas tribus o grupos que conforman el partido MORENA en Quintana Roo.

El partido político fundado por el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador, en Benito Juárez-Cancún ha sido profundamente fraccionado en 3 vertientes:

La primera es comandada por la presidenta municipal Maria Elena Hermelinda «Mara» Lezama Espinoza y junto a sus aliados del Partido Verde buscan, a como dé lugar, la reelección electoral en el municipio más grande del Estado. Sus motivos están más que justificados: graves casos de corrupción, ineptitud, complicidad, ineficiencia, opacidad y desvío de recursos públicos en el ejercicio de la administración municipal, mismos que le quitan el sueño a la presidenta municipal Mara Lezama y hacen que las pesadillas de una posible acción legal y privación de la libertad sean más frecuentes.

La segunda está compuesta por la senadora multicolor Marybel Villegas Canché quien, junto con su esposo Jorge Parra Moguel, se han ido adueñando poco a poco de importantes espacios en el partido guinda para así avalar su candidatura a la presidencia municipal de Benito Juárez-Cancún y utilizarla como trampolín político con miras a la gubernatura de Quintana Roo en 2022. Los antecedentes de este par de bandidos de cuello blanco son de todos bien conocido, pero la «suerte» y la capacidad camaleónica de la senadora para librar cualquier investigación es digna de reconocerse: a Marybel Villegas siempre se le ha señalado de corrupta, pero no de tonta.

La tercera vertiente, y son los que se llevan la peor parte, está compuesta por el grueso de la militancia morenista. Los morenos «puros» o militantes «fundadores». Los aguerridos que caminan y tocan puertas. Aquellos que se gastan las suelas y la saliva defendiendo el Movimiento de Regeneración Nacional, pero que casi nunca son tomados en cuenta para ocupar un cargo de elección popular.

Y cuando por azares del destino son tomados en cuenta para un cargo político, la inexperiencia política, sumado a las carencias económicas y el odio arraigado a las clases sociales más beneficiadas, hacen que sean perfectamente manipulables y son orillados u obligados a traicionar los principios que tanto defienden: «No Mentir, No Robar, No Traicionar al Pueblo»

La senadora Marybel Villegas, Mara Lezama en Benito Juárez-Cancún, Laura Beristaín en Solidaridad-Playa del Carmen y Othoniel Segovia en Othón P. Blanco-Chetumal han dado muestras de que es más importante llegar al poder por el poder mismo, y usar la bandera morenista y el nombre del presidente Andrés Manuel López Obrador para saquear el dinero público es algo que les tiene sin cuidado. El fin justifica los medios y el botín es grande y muy apetecible.

Esperemos que pronto los morenos «puros» y militantes «fundadores» se den cuenta de que únicamente están siendo utilizados para fines perversos, y que además, Morena está siendo corrompido y dividido desde su interior por personajes con una larga cola de corrupción, ajenos a las ideologías del partido y de López Obrador.

Hoy 20 de enero de 2021, la diputada Reyna Durán Ovando, morenista «pura» y militante «fundadora» ha abierto los ojos ¿los demás cuándo?

Artículos Relacionados

De nueva cuenta se manifiestan propietarios de gimnasios en Chetumal; piden la reapertura

ecopulso

CON EL TERCER CONGRESO MAYA PROMOVEMOS UN QUINTANA ROO MÁS INCLUYENTE E IGUALITARIO: CARLOS JOAQUÍN

ecopulso

Prima de AMLO participó en contratos de Pemex por 365 millones de pesos

ecopulso

Deja un Comentario